Torneo FIFA ultimate team : Brasil 2014

Brasil 2014. Suena bien y ya es una dulce realidad. El Mundial volverá al país de la samba, regresará a Río, a uno de los templos del fútbol, Maracaná, allá donde Juan Schiaffino (en la foto) y Alcides Ghiggia en cuestión de 13 minutos amargaron a 200.000 brasileños que ya se veían como campeones del mundo, merced al tanto inicial de Friaça. Eso fue en un inolvidable 16 de julio, cuando el fútbol no se retransmitía en directo, no había patrocinadores y las imágenes eran en blanco y negro. Hoy, por fin, más de medio siglo después, se ha concedido a la mayor potencia futbolística del planeta la ansiada revancha.

Lo cierto es que ya era hora de que el campeonato regresara a Sudamérica. Desde Argentina 78 el Mundial no visita el continente y en Brasil todos los preparativos van a ser pocos. Es además un acto de justicia, porque fue el país canarinho el primero en organizar un Mundial moderno, con el mérito que tuvo conseguir retomar con éxito esta competición después de la sangrienta Segunda Guerra Mundial.

Efectivamente, fue en Brasil cuando comenzaron a escribirse las gestas de los mundiales. Hasta ese entonces nos habíamos encontrado torneos que si se celebraban en América, a penas contaban con conjuntos europeos y viceversa. Torneos en el que los equipos locales, sobre todo en 1934, con Mussolini vigilando, y que se lo digan a España, tenían que ganar a toda costa. Y cuando no ganaban, como en Francia 38, era porque los italianos se jugaban literalmente la vida en el envite, siempre con el Duce en la retaguardia.