Jupp Derwall : adiós a un campeón controvertido

El pasado martes, mientras el periodismo deportivo alemán estaba pendiente de los movimientos en el mercado de fichajes, especialmente esperando la confirmación del traspaso de Klose al Bayern, otra noticia sacudía las redacciones germanas: el fallecimiento a sus ochenta años del ex seleccionador nacional Jupp Derwall.

Habiendo trabajado durante muchos años como ayudante del mítico Helmut Schön en el banquillo de Alemania, Derwall accedió al puesto de seleccionador en 1978, donde permaneció hasta 1984. En ese periodo, consiguió notables éxitos como la Eurocopa de 1980 y ser finalista del Mundial de España de 1982 ; pero fue precisamente en esta cita mundialista donde se produjo un hecho que dejaría indeleblemente su nombre asociado al escándalo y a la vergüenza en el ideario de los aficionados alemanes. Se trata de lo que ellos llaman “la vergüenza de Gijón”.

Justo un día antes de la muerte de Dewall se cumplían 25 años de este acontecimiento. Alemania Federal y Austria se enfrentaban en el último partido de la primera fase de grupos del Mundial. Austria llegaba al encuentro como primera de grupo con 4 puntos y Alemania y Argelia le seguían con dos puntos. A los diez minutos Hrubesch adelantaba a los alemanes y, ante la sorpresa de los 41.000 espectadores en El Molínón, el partido se convirtió en un rondo preparado de 75 minutos en el que los jugadores se limitaron a pasarse el balón sin encontrar oposición ninguna, ya que el resultado clasificaba a ambas selecciones en perjuicio de Argelia.